.

.

Que lo haga la mayoría no significa que resulte


Cuando entramos por primera vez en un área de negocios tratamos de repetir las conductas de los expertos o de quienes tienen años en el área. La mayoría de las veces esa conducta es la correcta, pero siempre es importante preguntarse por qué las cosas se hacen de tal o cual forma no sea que estemos condenándonos a patrones inútiles solo por seguir las costumbres.

La última prueba que confirma la importancia de atreverse a romper con las tradiciones fue un estudio que puso en muy duda la efectividad del gasto milmillonario de la industria de los perfumes en publicidad. Cuatro o cinco fragancias llevan media década en el primer lugar de las preferencias del público pese a los enormes esfuerzos de todas las demás por convencer a la gente de que se cambie. 

Parece que lo realmente importante en ese sentido es solo lo que le gusta a la gente y no lo que las estrategias de marketing buscan ofrecer, pues el análisis demostró que muchos consumidores ni siquiera ven las publicidades de perfumes que los bombardean todo el día en carteles o medios de comunicación.

Al estudiar a mil consumidores de perfumes, casi la mitad aceptó que cuando se le acaba su perfume favorito compra el mismo. 

Otra cosa que demostró este informe de la consultora A.T. Kearney es que la industria bota dinero hasta con los empleados que se paran a las puertas de las perfumerías a rociar a la gente con las fragancias, pues esa conducta se aleja sobremenera de lo que nos ha enseñado la Internet sobre dirigir la publicidad solo a los interesados. No podés echarle perfume al azar a alguien que no conoces: hay que tener datos sobre los consumidores para saber qué ofrecerles.

Según Nemanja Babic, uno de los autores del estudio, lo que ocurre en con las estrategias de marketing con los perfumes es un enorme despilfarro que tiene que acabarse.

La moraleja que esto deja a los emprendedores es lo que consignamos al principio: no podés hacer lo que hacen todos sin preguntarte por qué lo hacen y sin demostrar que realmente sea efectivo, pues es una falacia muy común afirmar que la mayoría tenga razón por el simple hecho de ser mayoría. Ya hemos visto países enteros caminar hacia un precipicio, así que eso no demuestra nada.

Proximo
« Prev Post
Previo
Next Post »